Tips Nutrional

Artículo cedido por el Instituto Gatorade de Ciencias del Deporte 

#1   ¡Empieza desde los entrenamientos! 

  •  

  •  

dieta en la etapa de entrenamiento puede ser más importante que la manipulación de la comida antes de la competencia, ya que una buena alimentación en esta etapa te permite:

  • Mayores avances en tu rendimiento.

  • Acelerar la recuperación entre sesiones.

  • Ensayar estrategias de alimentación e hidratación para la competencia. 

#2   Consume suficiente energía. 

Un deportista debe consumir mayor cantidad de alimentos para cubrir las demandas del entrenamiento. Si no cubres tus demandas de energía:

  • Perderás músculo.

  • Tendrás fatiga crónica.

  • No te podrás adaptar a tu programa de entrenamiento.

Así, deberás incrementar el número de comidas (4 ó 5 comidas/día) o la cantidad de alimentos en cada comida. 

#3   Consume muchos carbohidratos. 

La principal fuente  de  energía que se utiliza en ejercicios  de  alta  intensidad (correr a gran velocidad, saltar, etc.) son las reservas de glucosa que tienes en los músculos y en el hígado. Un deportista que no consume suficientes carbohidratos llega a agotar estas reservas, lo cual ocasiona  que se fatigue más rápido y disminuya su rendimiento deportivo.

  Los alimentos ricos en carbohidratos son:

  • los cereales: trigo, maíz, avena, arroz, amaranto y derivados como pan, tortilla, pastas, galletas, barras de cereal, etc.

  • los tubérculos, como la papa, etc.

  • las leguminosas, como el frijol, haba, lenteja.

  • las frutas y las verduras.

  • los azúcares, como azúcar de mesa, miel, mermelada, cajeta, chocolate en polvo, etc.

  • algunos lácteos, como leche y yogur.

La mayor proporción de alimentos que consumas debe de ser a partir de estos alimentos y deberás incluirlos en cada comida.